Entre las disyuntivas que suscita el yoga, nos encontramos con que algunos la califican como un deporte y otros no. Es así como por ejemplo, que en algunas partes del mundo, los amantes del yoga defienden de manera ferviente y de forma insistente que dicha disciplina no es un deporte, sosteniendo que es una actividad que no se originó sólo para mejorar el estado físico de quienes deciden llevarla día a día a sus vidas, así lo afirman ioga sabadell inspiram, una academia dedicada a impartir clases de Yoga.

A diferencia de los deportes, el yoga se puede practicar tanto al aire libre, como en sitios cubiertos como los gimnasios, quienes desde hace un tiempo han decidido incorporar su práctica dentro de las rutinas de ejercicios.  De manera que, si vamos un poco atrás en el tiempo, el yoga y el deporte se veían como actividades sin un punto de encuentro, donde el yoga empleaba la tranquilidad y el silencio haciendo contraste con la competitividad ya conocida de los deportes.

En nuestros días, el yoga se ha hecho más presente, y nos hemos familiarizado con mucha de su filosofía, entendiendo de esta forma que resulta una excelente herramienta para cualquier actividad que se realice y entre ellas, el deporte. La idea principal y en la que se debe enfocar toda persona que decida involucrar el deporte con el yoga, es sustraer lo más beneficioso de los dos, desarrollando un estilo de acuerdo a sus necesidades pero siempre prestando atención a nuestro cuerpo.

Mezclar estas dos importantes actividades hace que nuestro desempeño sea más eficiente, lo que resulta un excelente complemento para nuestro entrenamiento deportivo, aportandonos diversos beneficios que quizás no imaginábamos. Entre ellos: se desarrollan adecuadas técnicas de respiración, equilibrio, flexibilidad, resistencia, además mejora notablemente la ansiedad,

Así mismo, el yoga va más allá, pues favorece la rehabilitación de los deportistas que han sufrido alguna lesión y hasta llega a prevenirlas. Por lo tanto, el yoga y el deporte tienen la facultad de integrar la mente y el cuerpo, lo que resulta en una práctica sumamente beneficiosa. Pero hay un punto muy importante que no debemos dejar de atender y es la combinación del yoga y su empleo en cualquier disciplina deportiva, es decir, debemos conocer nuestros objetivos para realizar una correcta selección.

Realmente, la combinación que se realice entre el yoga y el deporte resultará positiva, lo único que se recomienda es saber cuáles son las metas que queremos alcanzar. No obstante, el boxeo, la natación, el pilates, el crossfit o incluso el running pueden ser muy productivos si nuestras metas son otras distintas a las que nos brinda el yoga. Para el profesor Isidro Fernández, uno de los especialistas que más ha profundizado en el estudio de las aplicaciones del yoga en conjunción con el deporte, establece que el mayor beneficio que se obtiene es el equilibrio psíquico y mental. Dicho hecho, potencia las capacidades del individuo, sobretodo en aspectos tan importantes como una mayor capacidad de concentración, relajación, creatividad o imaginación.

Leave a Reply